¿Para qué el canto y el coaching juntos?

 

Para responder a ésta pregunta, elijo comenzar con algunas frases de mis alumnos que viven la experiencia durante mis clases y talleres: “Me libera”,  “Me relaja y me da alegría”,  “Llego estresada y me voy feliz”,  “Me voy inspirada”.

En esta actividad, habitamos un espacio donde fortalecemos la auto-confianza, la capacidad de auto-observación, la habilidad de  expresar emociones de manera saludable, donde nos valemos de la voz como instrumento que denota lo más subjetivo y personal que tenemos y que nos conecta con el alma, que es la que nos guía en el camino de expresar y sentir verdad.

En la actividad:

  • Entrenamos la habilidad de transitar emociones; como entrar y salir de ellas, sin quedarnos “atrapados” por alguna.
  • Aumentamos los niveles de endorfinas, hormonas de la felicidad.
  • Aprendemos a manejar la ansiedad.
  • Entrenamos la memoria.
  • Incorporamos distinciones para las habilidades sociales y comunicarnos con otros de manera asertiva.

Siendo un trabajo integral, con un enfoque holístico integrando la psicología, el canto, el teatro y el coaching, podemos aprender a aprender de manera amorosa, sin exigencias ni presiones para re-conectarnos con nuestro niño interior y desde allí, recuperar  la alegría para darnos la posibilidad de descubrir en nosotros mismos zonas que no habían sido iluminadas o exploradas.

En este camino, obtenemos logros que festejamos, como: el poder ser escuchados, vencer la timidez, enfrentar nuestros miedos e inseguridades y recuperar el entusiasmo en nuestras vidas.

Y como decía Lao Tze: “No hay mayor poder que el de vencerse a uno mismo”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •